¿DONDE ESTÁ TU TESORO?

¿A qué viene esta pregunta?

Ojalá tuviera un tesoro: ¡Se terminarían todos los problemas!

¿Seguro?

¡Por supuesto!

Y el Covid-19, ¿no te ha hecho reflexionar sobre el sentido de tu vida?

Al principio, sí. Pero más tarde, todo sigue su curso anterior.

Así pues te has perdido tu tesoro. Bueno, aún tienes la posibilidad de recuperarlo.

Dentro de nosotros está la felicidad, pero hace falta descubrirla.

Cuentan que un joven recibió en sueños una gran revelación: en el cruce de dos caminos cercanos a su aldea había un gran tesoro. Sólo tenía que ir allí y remover la tierra para conseguirlo. Ni corto ni perezoso se dirigió a aquel lugar. Estuvo todo el día cavando, retirando las piedras y apartando la tierra. Cuando ya estaba derrumbado y agotado por el duro trabajo pasó por aquel cruce un sabio que le preguntó qué estaba haciendo. Al explicarle su sueño el sabio le dijo que él también había tenido un sueño parecido, pero que el tesoro de su sueño estaba dentro de una casa que tenía dos ventanas, un hermoso porche a la entrada un tejado de color rojo. El joven recapacitó y se dio cuenta de que la casa de la que le estaba hablando aquel desconocido era su propia casa. Salió corriendo hacia su domicilio y excavó justo al lado de la puerta y encontró un hermoso cofre. Se dio cuenta de que el tesoro lo había tenido muy cerca, en su propia casa durante muchos años y no se había dado cuenta del hecho.

Pueda que nos ocurra a nosotros lo mismo. Dentro de nosotros está la felicidad, pero hace falta descubrirla. Ya lo advertía un experto en búsqueda de la felicidad, Agustín de Hipona, quien hace dieciséis siglos y después de una larga experiencia vital de búsqueda, escribía: «No vayas fuera, busca en tu interior, pues en el hombre interior habita la verdad«. Un buen programa para este verano: profundizar en nuestro interior para encontrarnos con nosotros mismos y con Dios.

En la parábola del evangelio el que encuentra el tesoro y la perla preciosa vende todo y se queda sólo con lo que de verdad merece la pena. Nuestro tesoro es el conocimiento de Dios. Así lo manifestó el emérito Papa Benedicto XVI, quien después de aconsejarnos que mirar a Cristo es el secreto de la felicidad, nos dice: «Tener trato con Dios es para mí una necesidad. Tan necesario como respirar todos los días….Si Dios no estuviese aquí presente yo ya no podría respirar de manera adecuada».

 Cuando uno encuentra a Cristo opta por El, lo demás pasa a ser secundario, es capaz de renunciar a cualquier cosa por seguirle, porque el llena plenamente nuestro corazón. Y ahora pregúntate: ¿dónde está tu tesoro?, ¿has optado por Cristo?, ¿a qué estás dispuesto a renunciar por El?

Preguntas oportunas para estos días. Reflexionemos, sobre nuestra relación con Dios: nuestro gran Tesoro.

Lo tenemos muy al alcance de nuestra mano: en el Sagrario.

Nosotros le decimos: “apenas tengo tiempo para venir a rezar y escucharte”.

  Y Él tiene la gran paciencia de esperarme todos los días de la semana, del mes y del año, pues Su amor para con cada uno de nosotros es infinito.

Cuando acudo al Tesoro, repongo fuerzas, contemplo mi vida con unos ojos nuevos, y arde en mi corazón ese deseo de contagiar al mundo entero el amor de Dios.

¿Te animas a encontrar el Tesoro?

¡Cambiará tu vida!

Te lo digo por experiencia propia.

EL TESORO ESCONDIDO

3 comentarios en “¿DONDE ESTÁ TU TESORO?

  1. Testimoniosdeamor 6 26 julio, 2020 — 1:00 pm

    «Noli foras ire….»….lo tenemos dentro, tan cerca, y qué ciegos estamos a veces. Gracias por esta preciosa reflexión. No hay ningún tesoro que valga más que tener a Dios.

    Le gusta a 1 persona

  2. Dice un refrán que quien tiene un amigo tiene un tesoro y yo tengo al mejor Amigo del mundo, nunca me va a fallar, siempre está conmigo, animandome, ayudándome, alentandome, levantándome de mis muchas caídas y lo mejor de todo es que es para toda la vida; por lo tanto puedo decir que soy millonaria porque e descubierto el AMOR con Mayúsculas…. déjate querer por Dios, confía, hablale y descubrirás el mayor tesoro de tu vida.

    Me gusta

  3. testimoniosdeamor8 26 julio, 2020 — 9:41 am

    ¡Gracias! Tenemos el Tesoro dentro y no lo vemos. ¡Qué importante es aprender a mirar, saber escuchar y dejarse dirigir para descubrir el Amor de Dios!

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close